Relojes Polar

Fueron los primeros en pensar en crear un monitor portátil de frecuencia cardíaca, lo que ha sido un aparato muy útil para entrenamientos de deportistas muy famosos. En la actualidad, han trasladado esa tecnología a una gama increíble de relojes Polar.

En su catálogo de relojes polar se puede encontrar de todo

Un deportista que se precie no puede llevar en su muñeca cualquier reloj. Si quiere llevar un control preciso del ejercicio; cuánto tiempo ha durado la actividad, su frecuencia cardíaca, la distancia recorrida, comparación de datos… Lo que necesita es un aparato que le recopile todos esos datos.

Y en eso es lo que se ha trabajado para crear un catálogo de relojes Polar. Estos relojes están pensados especialmente para las personas que adoran entrenar para mantenerse en forma. Sus relojes están equipados con la tecnología más moderna en cuánto a control se refiere. Cuenta con una aplicación que permite valorar los datos obtenidos en base a la edad, controlar la intensidad de las pulsaciones, medir los kilómetros que se han recorrido y compararlos con datos anteriores, cuenta con un GPS para establecer la ruta a seguir durante la carrera o conocer los beneficios derivados de la actividad física realizada.

Pero eso no es todo, ya que los relojes Polar llevan incorporados en su sistema electrónico una serie de ejercicios que aparecerán en la pantalla del reloj para aconsejar a su propietario. La tabla de ejercicios está repartida en base al interés del dueño del reloj: qué tipos de ejercicios tiene que hacer para perder peso, cuáles son mejores para ganar fuerza muscular, etc.

Sus diseños son unisex, por lo que no importa su tamaño, hombres y mujeres pueden usarlo por igual. Aunque para los que prefieran diseños diferenciados la marca ha pensado en todo, y cuenta dentro de su catálogo algunos modelos diferenciados por sexo. Son relojes muy exclusivos, elaborados especialmente para los amantes del deporte. Llevar uno de estos relojes en la muñeca será como llevar un pequeño ordenador portátil.

Un deportista que se considere como tal solo puede llevar en su muñeca lo mejor. No habrá nada mejor que un reloj Polar. Sus correas elásticas permiten que se ajusten a cualquier muñeca y su resistencia a los golpes es incuestionable.